HENKET STORE | Ronda de Toledo, 6 - 28005 Madrid | Metro: Pta. de Toledo | 81 052 01 75 | 639 474 927 | info@heneket.es

Homebrewing

Cuando hablamos de Homebrewing, hablamos de la elaboración de cerveza a una pequeña escala con fines personales y no comerciales. El término procede del inglés (To brew: “hacer cerveza”; Home: “Casa/Hogar). Y como cualquier otra afición el Home Brewing puede ser algo fascinante y altamente gratificante. En este caso, se trata de producir una bebida (Tu propia Cerveza casera) para consumirla –normalmente acompañado de las personas más queridas y allegadas-, que puede llegar a transformar un “simple” entretenimiento y diversión en todo un acto social cuando llevamos a cabo la degustación de la bebida obtenida rodeados de nuestro círculo de amistades.

Del Campo a la Copa: El Proceso de Elaboración de Cerveza Casera consiste en diluir el almidón (procedente del grano de cereales malteados) en agua caliente, acompañar la mezcla con lúpulo que aportará el aroma, el sabor y el amargor necesario que conseguirá equilibrar el dulzor de los azúcares aportados por ell almidón, y dejar fermentar la mezcla obtenida (mosto) añadiendo levadura y controlando la temperatura.

Muchos son los países –como Alemania, Bélgica, EE.UU. o Inglaterra- en los que la elaboración de cerveza en casa supone una práctica habitual, cuando no, una tradición fuertemente arraigada desde los años 60; aunque en el caso de España es aún una novedosa actividad de reciente difusión, si bien es cierto que cada día va ganando más adeptos.

Los homebrewers siempre contarán para desarrollar su afición con un KIT DE ELABORACIÓN DE CERVEZA CASERA, que siempre vendrá acompañado de un manual completo para poder concluir con éxito el proceso de elaboración. Tres son los métodos más utilizados: Kit de cerveza (Beer kit), Extracto de malta (Malt extract) y Todo grano (All-grain), dependiendo del menor o mayor grado de implicación que se pretenda. Cada sistema de obtención del mosto tiene sus propias ventajas e inconvenientes.

MÉTODOS DE ELABORACIÓN

KIT DE CERVEZA

EXTRACTO DE MALTA

ELABORACIÓN TODO GRANO

KIT DE CERVEZA  Hacer uso de un kit es la mejor manera de iniciarse en esta afición, ya que requiere de unos conocimientos muy básicos, y el proceso de elaboración será simple, limpio y rápido; obteniendo en todo caso una buena cerveza tras pocas semanas. En los últimos años la calidad de los kits ha mejorado considerablemente facilitando enormemente su utilización.

EXTRACTO DE MALTA  Elaborar la cerveza a partir de extracto de malta requiere más tiempo que en el caso de utilizar un kit; pero la recompensa será que la cerveza obtenida será mucho más aromática y con un sabor más pleno debido a una mayor frescura del lúpulo y una mejor calidad de los cereales. SE trata de un método algo más complicado que el uso del kit y requiere de un equipo adicional.

ELABORACION TODO GRANO  Se trata del método más avanzado (y es el método utilizado por las cervecerías profesionales), que requiere de unos mayores conocimientos y más y mejores materiales; pero sigue estando al alcance de los cerveceros caseros más hábiles y esforzados. Este método permite la máxima flexibilidad en la obtención de la cerveza deseada y consta de tres fases: Maceración (empapar la malta en agua caliente), Lavado (enjuagar el cereal sumergido para extraer la mayor cantidad posible de azúcares fermentables) y Ebullición (Hervido intenso el mosto y añadir el lúpulo).

TANTO LA ADICIÓN DE LA LEVADURA COMO EL PROCESO DE FERMENTACIÓN son comunes a los tres métodos de elaboración anteriores. Añadir levadura es imprescindible para iniciar la fermentación del mosto (independientemente de la forma en que éste se haya obtenido), y añadir una adecuada cantidad es crucial para conseguir una buena fermentación, que transformará el mosto (líquido dulce y no alcohólico) en cerveza (líquido más o menos amargo y con alcohol). El porcentaje de alcohol por volumen (ABV), o el porcentaje de alcohol por peso, se calcularán con la ayuda del densímetro y la probeta midiendo la gravedad inicial (GO) y la gravedad una vez finalizada la fermentación (GF). La lectura de la gravedad nos dirá cuando ha finalizado la fermentación, nos facilitará el cálculo de cuanto azúcar se ha transformado en alcohol y nos permitirá determinar la graduación alcohólica de la cerveza.

CON EL CEBADO Y EL TRASIEGO de la cerveza conseguiremos alcanzar un nivel adecuado de carbonatación. Para ello la cerveza debe ser cebada con azúcar en el momento anterior a ser trasvasada desde el fermentador a la botella (este último proceso es conocido como trasiego).

EL ALMACENAMIENTO (LA MADURACION). Antes de poder degustar una cerveza es necesario que transcurra un periodo de acondicionamiento en un recipiente adecuado (barriles de diferentes tipos o botellas), que permitirá que la cerveza se vaya aclarando y que los sabores se consoliden y maduren.